Noticias/Eventos‎ > ‎

Lolo y Milo. Esparamos que sean una excepción

Estos últimas semanas hemos estado muy ocupados, por suerte, y a diferencia de otras ciudades y comunidades, no estamos acostumbrados a ver perros abandonados por las calles de nuestra ciudad pero este verano han aparecido dos en San Sebastián.

Primero fue Lolo, la primera noticia llegó en agosto, se le vio por varias zonas y bastante alejadas entre ellas, se difundió en las redes sociales y se hizo famoso, tenía a mucha gente preocupada que intentaba cogerlo y eso a veces les asusta más y hace que cambien de zona y se vuelvan mas escurridizos, le fuimos siguiendo la pista hasta que a finales de septiembre nos avisaron de una comunidad de vecinos, llevaba varios días durmiendo allí y habían comenzado a bajarle comida, esto es lo mejor que puede pasar, que alguien de la zona donde se ve a un perro perdido y asustado le ponga comida durante un tiempo buscando su confianza y cuando esté preparado, lo atrape o avise a alguien que pueda hacerlo.
 
Se intentó cogerle de muchas formas, con comida, con otros perros, con una perrita de alta... pero no había manera. Varias personas dieron aviso a la Policía Municipal y a la Protectora pero la respuesta fue clara, "Cuando lo tengáis cogido avisáis y vamos a recogerlo" como si esto fuera tan fácil para un particular. 

La historia ha tenido un final feliz, Lolo, como lo bautizaron los vecinos que tanto le cuidaron (Flor, María Jesús, Ana, Caterina, Simón, Oscar, Maite...), se ocuparon de él hasta que Karlos y Cristina, que tienen gran experiencia en estos casos, pudieron cogerlo.



Laida, su casa de acogida, ya estaba preparada para recibirlo, porque lo que teníamos todos claro es que después de tantos días en la calle no iría a una jaula. Lleva unos días con ella, todavía conociéndose y adaptándose a su nueva vida.

Es tranquilo, cariñoso y sociable aunque todavía desconfía de la gente, sobre todo de los hombres, su casa de acogida hará que tenga todo lo necesario para recuperarse. Se lleva muy bien con otros perros y busca un hogar definitivo. 




















El segundo caso fue Milo, un Bretón jovencito que estuvo vagando por Anoeta, tuvo también a mucha gente intentando ayudarle, preocupados por que cruzaba carreteras asustado y en alguna ocasión le golpeó un coche.

Como en el caso de Lolo, también se pidió ayuda a la Policía Municipal y a la Protectora pero la respuesta que dieron a Raquel o a Mónica fue la misma "Cuando lo tengáis cogido avisáis y vamos a recogerlo"así que tuvieron que organizarse entre particulares para poder atraparlo. Se ha estado moviendo mucho y cambiando de zona y gracias a la perseverancia de Lurdes y Mónica al frente de grupo fantástico, Milo está acogido con Moni esperando que alguien quiera darle un hogar y una segunda oportunidad. Todavía está asustado, son pocos días, pero es tranquilo y muy limpio en casa.
























Desde BOJ hemos participado ayudando a estos particulares con estos dos casos y vamos a ocuparnos de los gastos veterinarios de revisión, chip, análisis, etc.. y de su difusión para encontrarles un buen hogar. Queremos agradecer a estos particulares toda la ayuda prestada y la discreción que han tenido para mantener en secreto el lugar donde estaban y así facilitar sus capturas. 

Si quieres colaborar en el caso de Lolo o Milo, por favor, ayúdanos buscarles una buena familia o hazte socio (pinchando este enlace) y colabora con nosotros en estos y en otros muchos casos.

¡¡MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE HABÉIS HECHO POSIBLE ESTA ESTUPENDA SEMANA!!